Para adentrarse del todo en la transformación digital, una empresa debe ser capaz de proporcionar la mejor experiencia posible, tanto a los clientes digitales como offline, sin importar el canal en que se haya producido la relación entre la entidad y el comprador. Para ello, la creación de aplicaciones móviles u otro tipo de tecnologías se muestran insuficientes.

La creación de espacios híbridos con tecnología digital incorporada en los equipos físicos, el uso de inteligencia artificial como Watson en la atención al cliente, son herramientas que completan esta transformación digital y representan la tendencia actual hacia la innovación y el desarrollo de las últimas tecnologías para satisfacer las necesidades de los clientes..

Una buena acción es incorporar, a las marcas, la experiencia del cliente que siguen en las grandes compañías líderes de marketing digital; como lo son la transversalidad, los “lovemarks” y el valor Premium que ofrecen. Debido a la tendencia actual de digitalización es muy importante tener una estrategia clara para el ámbito online con la que relacionarse con el cliente.

La transformación digital debe darse en toda la compañía. La cultura de la organización, que respalda la innovación, no debe quedarse en un único departamento sino que debe adentrarse en el comportamiento mismo de la propia empresa.

Se debe aprovechar el potencial de las últimas innovaciones en tecnología. La Inteligencia Artificial –Watson-, Blockchain, Ciberseguridad y la realidad aumentada son solo algunas de las últimas tendencias en cuanto a la innovación de la tecnología, todas ellas se encuentran en distintos procesos de desarrollo, sin embargo, ya son útiles para mejorar y perfeccionar la producción empresarial, y por ello, apostar por estas herramientas ayuda a la necesaria transformación digital.

Por ejemplo, la recogida de datos de los usuarios junto con el posterior análisis y tramitación de éstos se muestra vital para poder ejecutar la adaptación de este nuevo sistema digitalizado, actualmente existen plataformas con inteligencia artificial que se encarga de realizar estas valores sin esfuerzo por parte del personal de la organización.

También por otro lado se encuentra la ciberseguridad, la cual se encuentra a la orden del día debido a los últimos ataques sufridos por parte de malware malicioso, y es que invertir en seguridad digital no es una opción, es una necesidad de la industria actual.

Éstas son solo algunas de las iniciativas que las compañías deben comenzar a concebir, para poder adaptarse perfectamente en la transformación digital y no crear una ruptura en la misma organización entre la nueva era de la industria 4.0 y la empresa tradicional.